20.12.10

20.12.2010 Bahía de Cádiz

Si bien ya he adelantado en la entrada anterior la observación de un colimbo grande Gavia immer en el Saco Interno de la Bahía de Cádiz junto a otras especies de aves acuáticas, añado esta entrada para completar la información para aquellos que se animen, a pesar de la climatología, a disfrutar con la observación de aves en este paraje del Parque Natural Bahía de Cádiz; si es con telescopio mejor que mejor pues los binoculares o prismáticos podrían quedarse cortos.

En principio, comentar la necesaria observación de las torretas de electricidad que cruzan la Bahía donde es fácil observar a los cormoranes grandes a simple vista, pero una inspección con la óptica adecuada nos puede regalar gratas sorpresas como algún ejemplar de águila pescadora o halcón peregrino. Hoy fueron tres los halcones que se disponían en otras tantas torretas, dos adultos y un jovenzuelo, el más cercano, que me permitió tomarle las fotografías que acompaño.




En esta anterior, se le pueden ver algunas plumas blancas tras regresar de un lance fallido de caza contra un gaviota patiamarilla que bien supo esquivar sus garras a pesar de perder un puñado de plumas.

En el agua acompañando a los somormujos lavancos, algunos zampullines cuellinegros observados desde el sendero de Cádiz a San Fernando. Por Santibáñez, la marea aún subiendo, permitía ver en la superficie rocosa algún ostrero euroasiático, chorlito gris, chorlitejo grande, correlimos común y aguja colipinta, así como gaviotas picofinas y reidoras

Desde el observatorio elevado del sendero de la Dolores y a todo lo largo de la orilla el numeroso grupo de anátidas formado por silbones, azulones, rabudos y cucharas rondando las dos mil aves y estimando 1800 solo silbones.



A las limícolas ya referidas añadir algún que otro zarapito real y entre las zancudas espátulas y cigüeñas blancas.   



En los postes de un antiguo embarcadero junto a la Casería de Ossio descansaban una veintena de gaviotas cabecinegras y otro tanto de cormoranes. Entre estos últimos un inmaduro marcado con anilla de color rojo y código 5RR procedente, a la espera de su confirmación, de alguna colonia danesa.


Para finalizar un águila pescadora comiendo en uno de los posaderos de seguimiento de la especie.

No hay comentarios: