Visitas

contador de visitas

5.11.19

Salida pelágica 28.09.2019

Pardela cenicienta © David Agüera

Desde hace cuatro años, 2016, se vienen realizando en los meses de agosto, septiembre y octubre salidas en barco a ver aves marinas. Las llamamos salidas pelágicas, pues el objetivo de las mismas es alcanzar aguas abiertas en torno a las 20 millas donde poder encontrarnos con pardelas, págalos, paíños, alcatraces y gaviotas poco habituales en aguas costeras.

Pepe al timón © Chari Braza

Chipiona Charter, patroneada por Pepe, es la embarcación escogida para realizar estas navegaciones a mar abierto partiendo desde puertos como los de Chipiona, Rota, Sancti-Petri en Chiclana o Puerto Sherry en El Puerto de Santa María.

Págalo grande © Miguel Ángel Mora Jr

La de hoy es la que hace la número 20 y estrenamos puerto de salida, Puerto Sherry. A las 8:00 de la mañanas, con el alba, Chari Braza, Chema Lubián, Francis del Castillo, David Agüera, Pim Edelar, Miguel Angel Mora (Padre e hijo), José María Fernández, Antonio Acedo, Carlos Gutiérrez y yo, Rafa García, enfilábamos la bocana del puerto deportivo coincidiendo con el paso de charranes patinegros, charranes comunes y fumareles comunes a ras de agua y en grandes grupos tras abandonar su dormidero en la cercana Salina de la Tapa para adentrarse en las aguas costeras del Golfo de Cádiz para alimentarse.

Amanecer © Chari Braza

Cielo despejado, viento suave de levante y mar tendida nos acompañó en toda la jornada, aunque a mediodía se acercase niebla desde el sur que pronto se disipó sin afectarnos.

Gaviota sombría © Rafa García

Durante el trayecto de ida con rumbo al oeste, los contactos visuales con las aves se hacían escasos. Algunas pardelas baleares y alcatraces atlánticos, incluso las omnipresentes gaviotas (patiamarillas o sombrías) apenas se dejaban ver.


Dos buques de casco rojo fondeados en el horizonte nos marcaban la zona con profundidades próximas a los 100 metros.

Alcatraz atlántico © David Agüera

Iniciamos la tarea de ir lanzando gusanitos y pan duro para atraer a las gaviotas que en escaso número empezaron a ocupar la estela del barco provocando el efecto llamada a varios alcatraces atlánticos y pardelas.

Gaviotas © Chari Braza

A la altura de uno de los buques fondeados decidimos lanzar el primer Chum congelado acompañado de Chum líquido y, como novedad, barritas para alimentar peces de estanque aportadas por Pim y que quedaban flotando en el agua siendo muy visibles por su colorido y, por tanto, de fácil seguimiento.

Pardelas cenicientas © Rafa García

A escasos minutos de verter el chum apareció un nutrido grupo de pardelas cenicientas. Contabilizamos unas 350, la mayoría Atlánticas Calonectris (diomedea) borealis y en menor número mediterráneas Calonectris (diomedea) diomedea.

Pardelas cenicientas © Miguel Ángel Mora Jr

Sin embargo no interactuaron con el chum y alimento proporcionado desde el barco, lo que no fue impedimento para disfrutar de ellas tanto posadas como en vuelo.

Págalo grande © Chema y Chari

Aún así nos mantuvimos en la zona repitiendo un nuevo aporte de chum congelado a la espera de que aparecieran paíños, págalos y otras pardelas. Un págalo grande fue lo único destacado en esta larga espera.

Gaviota de Audouin © Pim Edelar

De regreso, con algo más de dos horas por delante, mantuvimos el aporte de alimento por popa para que el grupo de gaviotas patiamarillas y sombrías actuaran de señuelo para la aproximación de otras especies. Alguna gaviota de Audouín, págalo grande y charrán común fue lo único novedoso.

Gaviota sombría anillada © Carlines

Acabados los gusanitos, palomitas y pan las gaviotas empezaron a sedimentarse en la superficie del mar mientras que otras avanzan en su vuelo hacia la costa. Carlines en una mirada audaz observó que una de ella portaba anilla de color en uno de sus tarsos y ágil disparó con su cámara consiguiendo su captura digital:


Gaviota sombría HNP89

Gaviota de Audouin anillada © Chema y Chari

No fue la única observación de una gaviota anillada. Chema durante la edición de fotos, ya en casa, se percató que una de las gaviotas de Audouin que nos sobrevolaron también estaba anillada:


Gaviota de Audouín P091

Páagalo parásito © Chema y Chari

Próximos a entrar en Puerto Sherry un pequeño subidón en el grupo por la presencia de un págalo parásito que pasó raudo cruzando por proa. Volaba hacia un grupo de charranes patinegros que estaban pescando. El págalo, por su velocidad, seguro ya tenía fijada su mirada en uno al que empezo a perseguir. Tras una prolongada persecución llena de giros y quiebros pudo conseguir su recompensa tras obligar al charrán a desprenderse de su reciente pesca.


En resumen. una jornada atípica por el número de especies de aves marinas observadas. Aún así, las observaciones fueron placenteras y algunos disfrutaron por primera vez de nuevas especies y de hacerlo, sobretodo, a corta distancia.


En tierra, antes de la despedida, la foto de recuerdo y unas cervezas y refrescos para brindar por la jornada y pensando en la siguiente.

F O T O S    C H E M A   Y    C H A R I















F O T O S    D A V I D    A G Ü E R A















F O T O S    M I G U E L    Á N G E L    M O R A























F O T O S   P I M    E D E L A R



F O T O S    R A F A    G A R C Í A