23.7.14

Charrán rosado 1V015109

Gracias a las redes sociales, en este caso Facebook, Antonio Sandoval  a través de una noticia de la BTO Bird Ringing pone en conocimiento el control de un charrán rosado en la isla de Coquet previamente anillado en la salina de la Tapa.


Es reconfortante y motivador conocer los movimientos de las aves como son sus migraciones, desplazamientos hacia lugares de alimentación, descanso o dormideros.

Charrán rosado 1V015109 durante su anillamiento 12.08.2010 © Rafa García
En este caso, la recompensa es mayor cuando se trata de una ave que has observado y capturado para su anillamiento en un lugar tan especial para mí, como es la Salina de la Tapa. Máxime cuando la especie es de ocurrencia ocasional durante los meses de verano y estar considerada Rareza por los escasos registros a lo largo del año en España.

Charrán rosado 1V015109 en el dormidero 28.08.2010 © Rafa García
Como muestra la noticia que da origen a esta entrada, el ave se controla en julio de 2014, cuatro años más tarde, en la pequeña Isla de Coquet, frente a la localidad inglesa de Amble a una distancia de 2112 km.


Por elucubrar un poco, el ave quizás haya estado regresando año tras año a su colonia de nacimiento, siendo éste cuando ha sido controlada. Decir que en el momento de su anillamiento y por su plumaje, sobretodo extensión del capirote negro no completo, el ave se puede datar como un primer verano o segundo año calendario, es decir, nacida el año anterior, 2009. Según me han comentado los anilladores de charrán rosado en la isla irlandesa de Rockbill es un plumaje que no conocen en esas latitudes, solo ven aves adultas reproductoras y por supuesto los juveniles del año. Quizás entonces estas aves en su segundo año puedan acompañar a los adultos en sus viajes prenupciales desde las costas tropicales de África Occidental hacia el norte pero sin llegar a alcanzar las colonias de cría de Azores, Irlanda y Reino Unido, manteniéndose sedimentados en zonas de alimentación intermedias como el Golfo de Cádiz, en este caso, esperando la migración postnupcial de los adultos.

1 comentario:

capataz Manuel Pajaro dijo...

Magnfico relato Rafa, y emocionante eso de poder tener un bicho tan bonito como este en las manos aunque solo sea privarle de su libertad unos minutos. Abrazos