9.10.11

08.10.2011 Playa de Montijo

Manuel Jiménez y yo llegamos a la playa con la marea iniciada la bajamar sobre las 3 de la tarde. Buen momento para comer a la sombra de una Araucaria dando tiempo a que la marea siguiese su desarrollo y pronto se empezara a descubrir el bajío pedregoso donde esperar la llegada de limícolas, gaviotas y charranes, entre otras aves.

Gaviotas reidoras y charranes ya permanecían nadando en pequeños grupos cerca de la orilla.

Charrán patinegro @ Rafa García

Gaviotas reidoras @ Rafa García

Mientras comíamos, aprovechábamos para ver lo que se cocía en la desembocadura del Guadalquivir. La presencia de charranes era notoria, también la de, al menos, cuatro págalos parásitos que los pirateaban. Grupos de alcatraces parecían aquerenciados por los picados en la captura de peces.

Conforme la marea retiraba las aguas, las primeras aves en aparecer fueron los vuelvepiedras, junto a un pequeño bando de correlimos tridáctilos acompañados por dos chorlitejos patinegros enfrascados en un constante pelea.

Un bando de agujas colipintas que no llegaba al centenar de aves, tras varios intentos algo desconfiadas, se posaron en la orilla motivando a gaviotas y charranes a hacer lo mismo.

Bando de agujas colipintas © Rafa García

Bando de agujas colipintas © Rafa García

Grupo mixto de agujas colipintas y charranes patinegros © Rafa García

Tuvimos ocasión de disfrutar de la observación muy próxima de un págalo parásito acosando a un charrán patinegro y que no dudó en llegar a la orilla para conseguir su objetivo; en su retirada se posó por un momento en el agua para bañarse.

Patiamarillas, sombrías, cabecinegras, reidoras, una de Audouin y picofinas formaban el elenco de gaviotas. Las picofinas dejaron hasta 8 lecturas de anillas; todas anilladas en Doñana salvo una que de la que EBD desconoce por el momento los datos del anillamiento:

Anillas de gaviotas picofinas © Rafa García

Una garza real también alcanzó la orilla y se unió al grupo.

Garza Real entre limícolas y gaviotas © Rafa García

Llegaron luego más correlimos tridáctilos, chorlitejos grandes y chorlitos grises.

Chorlito gris con pumaje invernal © Rafa García

Chorlito gris mudando a pumaje invernal © Rafa García

También zarapitos trinadores en busca de alimento, como el de la imagen acabando de capturar un cangrejo.

Zarapito trinador  © Rafa García

Nos sorprendió, en el grupo de charranes, un juvenil algo tardío en su plumaje. Deducimos que se trataría de una puesta tardía, quizás de reposición.

Charranes patinegros, adulto a la izquierda y juvenil a la derecha © Rafa García

El aumento de correlimos tridáctilos mereció dedicar un tiempo a las posibles aves anilladas. Fueron dos las lecturas de combinación de colores que pude realizar. De momento estoy a la espera de las respuesta del anillador:

Correlimos tridáctilo con combinación de colores © Rafa García

Correlimos tridáctilo con combinación de colores © Rafa García

La concentracíon de gaviotas aumentó con las horas, un repaso a posibles anillas no se iba a obviar. El resultado fueron tres conocidas de la playa y puerto pesquero de Chipiona, otra era nueva de un proyecto francés iniciado el pasado año:

Lecturas de anillas en gaviotas sombrías, las tres primeras de Holanda y la cuarta de Francia © Rafa García

Gaviota sombría Rojo 7L (Holanda, 2008) © Rafa García

Gaviota sombría Blanca R:J4P (Francia, 2011) © Rafa García

Ya de retirada nos entretuvimos con una collalba gris muy confiada y fotogénica.

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García

Esta vez no hubo rareza a la vista pero sí mencionaremos el avistamiento de una desafiante Cotorra de Kramer Psittacula krameri que en un par de ocasiones no vaciló en acosar a las gaviotas que iban llegando a la playa persiguiéndolas incesantemente en vuelo. Ave exótica invasora parecía defender su territorio ubicado en alguna parcela próxima donde desapareció de nuestra vista.

1 comentario:

Antonio Acedo dijo...

Estupendo colofón a una jornada de pajareo muy completa.Y magnífica colección de anillas,siempre es interesante conocer la procedencia de las aves que nos visitan.
Un saludo desde Canarias!