26.1.14

25.01.2014 Sierra de Grazalema

Jornada prolongada por la sierra de Grazalema realizando varios itinerarios para descubrir, en sus paisajes y con un espéndido y luminoso día, algunas de sus pequeñas aves de caracter alpino y serrano.

La salida se encuadra dentro de las actividades programadas de la Asociación Ornitológica Ardea para este mes de enero y que se suspendió a principios de mes por las previsiones meteorológicas no acompañantes.

El objetivo era observar al Mirlo Capiblanco Turdus turquatus y Acentor alpino Pruenlla colaris que por baja densidad como invernantes y por su localizada ubicación son pocos los lugares en la provincia donde observarlos.

Fotográficamente, a mí en particular, parece que me daban la espalda alguna de las aves observadas. Una de ellas fue este escribano montesino Emberiza cia observado al iniciar el ascenso al Coros desde el aparcamiento en el Puerto de las Palomas.

Escribano montesino © Rafa García
En la cima del coros, que se alcanza, en menos de media hora, estuvimos algo más de hora y media. Si bien no pudimos ver los ansiados acentores alpinos sí nos deleitamos con collalba negra, bisbitas comunes, los vuelos de los buitres leonados y aviones roqueros, así como una fugaz observación de un mirlo capiblanco. En la bajada canto de Totovía, reclamos de carboneros y vuelos de tarabillas comunes y currucas cabecinegras.

La sorpresa llegó cuando pretendimos observar a unos buitres que se estaban dejando caer a la ladera más próxima. Mientras caminábamos, unos parillos confiados comían en tierra. Allí estaban los acentores alpinos, al menos dos ejemplares.

En principio a contraluz, por lo que las fotos están muy contrastadas a pesar de afinar en la edición.

Acentor alpino © Rafa García
Acentor alpino © Rafa García
Luego con luz directa, algo más cercano y tan inquieto que parecía un ratoncito de campo difícil de seguir.

Acentor alpino © Rafa García
Acentor alpino © Rafa García
Ya en el parking, esperamos mientras comíamos la aparición de algun mirlo capiblanco. No fue así y en la espera si pudimos ver aparte de  pardillo común, jilguero europeo y herrerillo común como este que se acercó a baññarse y bebe al cercano abrevadero

Herrerillo común © Rafa García
Roquero solitario Monticola solitarius y collalba negra Oenathe leucuros fueron protagonistas de la jornada aquerenciadas casi al tiempo en un mismo posadero. La guía terminal de un pinsapo Abies pinsapo.

Roquero solitario o azul © Rafa García
Roquero solitario o azul © Rafa García
Roquero solitario o azul © Rafa García
Collalba negra © Rafa García
Proseguimos la jornada dando un paseo por parte del sender del Camino de los Charcos que va de Grazalema al Puerto del Boyar.










Mirlos comunes, chochines, colirrojos tizones quedaron eclipsado por los sorprendentes reclamos de un cárabo común a las 15:00 horas cobijado en el denso pinar de repoblación de pino pinaster.

Acabamos bajando de nivel a la cota de la sierra donde encinas y quejigos se hacían presentes intentando escuchar, al menos, la agarabía de algún arrendajo y los reclamos de aves forestales como el picogordo o trepador azul recorriendo parte del sendero del Tesorillo.

Bisbita común © Rafa García
Bisbita común © Rafa García
No pudo ser, pero como recompensa pudimos ver la silueta de un gavilán en vuelo por la foresta y escuchar los reclamos de currucas capirotadas petirrojos, herrerillos comunes, el canto en celo de los tempraneros verdecillos y finalizar con la observación de un par de bisbitas comunes ultimando las últimas luces en la umbría de una pradera.

Olmera Nymphalis polychloros © Rafa García

Comentar gracias a los conocimientos en lepidópteros de Manuel Jiménez, la identificación de unas mariposas tempranas que aprovechan las temperaturas agradables para volar en estas fechas abandonando por unas horas las oquedades de los árboles donde hiberban. Se trata de la llamada mariposa Olmera Nymphalis polychloros de la que solo pude ocasión de hacerle foto en este posadero:


Antes de finalizar la entrada, este cartel ubicado a la entrada del sendero, el cual está ubicado dentro de una coto de caza del municipio de Banamahoma.

Componentes de la expedición a la sierra en la cima del pico Coros. De derecha a izquierda: Henning, Dani, Carlos, Manuel, Bjarn y Rafa © Rafa García

1 comentario:

Pablo Barrena dijo...

Me alegro de que lo pasarais tan bien.