26.2.13

26.02.2013 Mosquitero bilistado I

Hoy tuve mi primer encuentro con un mosquitero bilistado Phylloscopus inornatus Yellow Browed Warbler. Fue una observación del todo inesperada al tratarse de una ave considerada Rareza a nivel Nacional.

Una vez finalizada la jornada de trabajo y cuando me encontraba en el vestuario cambiándome de ropa, escuche un reclamo cuando, incluso, la ventana estaba cerrada y que no había escuchado hasta ese momento en la naturaleza. Abrí con cuidado las contraventanas de madera para intentar localizar al emisor de esa llamada bastante penetrante y aguda. No era posible y, aun abriendo las ventanas no podía verlo entre las copas de la vegetación cercana.

Una compañera estaba esperando que yo terminanse, pero localizar el ave era mi prioridad ahora. Así que le cedi el lugar y yo sali a medio vestir, pero visible, a intentar localizar desde el exterior el ave misteriosa.

Mientras buscaba con la mirada las copas intentaba reducir las posibilidades de qué ave pudiera ser. El reclamo no me cuadraba con mosquitero común, o con algún posible ibérico o musical de regreso de tierras africanas. Pensé en reyezuelos pero tampoco se aproximaba. Unos minutos sin contacto los aproveché para coger unos prismáticos.

De nuevo junto al transparente sonó la llamada, fugazmente pude entrever entre las ramas y hojas del Transparente o Siempreverde Mioporum la cabeza de un pequeño pajarillo con una ceja muy conspícua y con plumaje mimetizado con las hojas. Por un momento perdí su contacto. Al rato observé un ave salir del transparente en un corto vuelo hacia un acebuche cercano. Más denso, dificultaba la localización. Aún así salió de nuevo pero para perderse entre naranjos y cipréses.

Sin alejarme de la zona y, tras unos cinco minutos, volví a escuchar el reclamo inicial. Esta vez en un chopo vestido únicamente con sus primeras flores y sin hojas lo que me facilitó su localización y visión con los primáticos. Su identificación fue clara al observar la doble banda alar amarilla en coberteras grandes y medianas de ala, respectivamente. Tenía ante mis ojos un mosquitero bilistado.

Sin telescopio y cámara no tenía opción a foto alguna. Pienso que ni aunque contase con ello tampoco sería factible ante sus movimientos inquietos.

No obstante, terminé de vestirme y volví con mi compacta para intentar grabar su reclamo. Tras unos diez minutos no hubo más contantacto. Me tenía que ir y abandoné.

Imagen ilustrativa
 Mañana, tal vez contiue y ...

En casa pude deleitarme escuchando grabaciones de la especie en la web xeno-canto. En la cuarta grabación de 0:02 s se escucha la llamada repetitiva. No escuché otro tipo de voz.

1 comentario:

Antonio Acedo dijo...

Felicidades,Rafa!!