21.2.16

R A R O 2016



Viernes, Día 12.- Hacia el RARO 2016 (Cariño – A Coruña)

Un año más, y es el cuarto (2010, 2014, 2015 y 2016) tomamos rumbo hacia el RARO. En esta ocasión nos hemos animado desde el sur Carlines, JA Sarry y yo.

El tiempo atmosférico previsto que nos espera no sería el más adecuado para un viaje turístico pero, por el contrario, sí anima a aquellos entusiastas de las aves por lo que puedan deparar esos días de temporal acompañados de fuertes vientos de componente N-NO en cuanto a llegadas de especies de cierto interés denominadas rarezas. Además hay una serie de puntos geográficos en la cornisa gallega y cantábrica donde hay sedimentadas otras tantas especies que son dignas de observación, siendo, en algún caso, primera observación para alguno de nosotros.

Desde el punto de encuentro en Sevilla, partimos hacia la localidad coruñesa de Cariño. Si bien partimos con ausencia de lluvia, ésta hizo acto de presencia en tierras extremeñas y así seguiría hasta una pequeña tregua a lo largo de las provincias de Zamora y León que nos permitió ver el vuelo de milanos reales y cornejas, un nutrido grupo de avutardas y un bando de grajas, éstas últimas en las inmediaciones de La Bañeza. Luego la lluvia se adueñó de la tarde y recorrimos Galicia pasados por agua.

Sobre las 20:00 h ya estábamos en el Hostal A Cepa, donde habíamos reservado las dos primeras noches. Allí deparamos con los primeros asistentes al RARO. La mayoría venidos de otras comunidades (Cataluña, Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla-León y Andalucía) pues ya había algún gallego que otro. El grueso se esperaba para el día siguiente.

Sábado, Día 13.- RARO 2016


Con esta programación poco más que añadir. Las primeras horas del día, antes de la comida, las dedicamos a pajarear primero por la playa de Cariño para seguir por el Oeste visitando A Capelada, el puerto y playa de Cedeira, la laguna de Valdoviño y la ría de Ortigueira. La climatología acompañó a pesar de los pronósticos. Abrimos en alguna ocasión el paraguas pero por poco tiempo.

Especies a considerar como destacables la gaviota de Bonaparte en Cariño, especie que repite cada invierno año tras año desde 2014; dos hembras de porrón acollarado y una hembra de porrón bastardo en la laguna y dos colimbos grandes en la ría de Ortigueira.



No se dejaron ver un gavión hiperbóreo y una gaviota cáspica en el puerto de Cedeira que sí lo hicieron el día anterior.

Otras especies de interés fueron una gaviota argéntea de primer invierno, gaviones de varios plumajes y una gaviota cana adulta, garcetas grandes y un buen bando de silbones europeos.


Disfrutamos eso sí de una especie no plumada en la laguna de Valdoviño, una de las nutrias que a corta distancia se mostraba frenética capturando y dando buena cuenta de pequeñas anguilas cerca de la orilla del sendero hacia el observatorio.


Tras la recepción de la mayoría de asistentes y el Lacón con Grelos en el restaurante Pedramea se disfrutaría la tarde en el Salón Social del Concello de Cariño con cada uno de los actos programados entre risas, emociones, licores y con tiempo, antes de que cayera la luz del día, para realizarnos la foto conmemorativa.


Entre actos Antonio Sandoval me firmo y dedicó su libro Las Aves de Estaca de Bares.



Finalizada la programación de Tarde nos esperaba la copiosa cena en el Mesón Australia donde se desvelaron los ganadores de esta edición del RARO en las modalidades Vaya Foto y RARO 2016 (Más información). 




Curruca Gavilana Premio RARO 2016 © Albert Cama
Negrón Especulado Premio Vaya Foto RARO 2016 © José Luis Lorenzo Colón
El día, tras la cena, acabó para unos más tarde que para otros según prolongaran o no su estado de euforia.

Domingo, Día 14.- Costa Cantábrica

La noche fue ventosa y lluviosa y temíamos lo peor tras la amanecida pero intrigados por si hubiera entrado alguna especie interesante al puerto de Cariño, al menos de las gaviotas que denominamos blancas. No fue el caso y repetimos las especies del día anterior. Siento no documentar con fotos estas observaciones pero no estaban muy colaboradoras las protagonistas y se mantenían muy alejadas.

Abandonamos Cariño con la idea de recorrer varias localidades estratégicas antes de llegar a Santoña donde teníamos programado hacer noche.

Piscifactoría de Xove y Puerto de Morás

Buen número de gaviotas sobre los tejados de las naves y a la salida del agua de producción de la piscifactoría. Aún así solo vimos como más destacable dos argénteas de 1w.


La sorpresa llegó en la pequeña cala junto al puerto de Morás. La presencia de un gavión hiperbóreo nos alegró la mañana pues no se había alertado con anterioridad de su presencia. Debió llegar esa noche.

El viento reinante mantenía el oleaje de la ensenada con mucho oleaje, de hecho los alcatraces se adentraban en ella como queriéndose abrigar de las duras condiciones.

Aprovechamos para prospectar el mar protegidos por uno de los diques. El impresionante oleaje hacía que se perdieran de vista alcatraces y gaviotas tridáctilas entre las crestas de las olas.


No obstante queríamos prospectar bien la ensenada en busca de colimbos y álcidos. Por momentos el viento nos dio tregua y los “borreguillos” desaparecieron y facilitaron la detección de un par de alcas cercanas y un colimbo grande.


Un grupito de cormoranes grandes y moñudos se mantenían firmes sobre una estructura para el amarre de buques.

Playa y puerto de San Cibrao

Aunque había mucha gaviotada en la playa, el deseo de que pudiera haber repetido la gaviota esquimal no se cumplió. Patiamarillas en mayor número junto a sombrías y algún gavión atlántico es lo que deparó la zona

Puerto de Burela

El día anterior alertaron de la presencia de un gavión hiperbóreo y de una gaviota polar, ambos en plumaje de 1w. Certificamos la presencia de dos gaviones hiperbóreos, uno de ellos, por tanto, habría llegado ese día. En las aguas del puerto dos alcas, una de ellas petroleada.

Embalse de San Andrés - Gijón

Ya en Asturias, con el viento arreciando acompañado lluvia, a veces granizo, nuestro destino era el Embalse de San Andrés en Gijón.


El objetivo durante una ligera tregua, incluso, con presencia de rayos de sol fue cumplido.


Los dos ánsares nivales y el cisne cantor seguían presentes, aunque este último se hizo de rogar al estar oculto entre la vegetación de eneas de la cola del embalse donde se agrupaban cercetas comunes, ánades frisos, ánades azulones y silbones europeos.




Puerto del Musel - Gijón




Siendo domingo la actividad pesquera era nula y las gaviotas eran escasas. Destacamos la lectura de una anilla de metal en una gaviota sombría y la observación de araos y alcas comunes.

Desembocadura del río Piles – Gijón

Tras dejar el puerto deportivo-pesquero llegamos a la desembocadura del río piles aunque tras aparcar un fuerte chaparrón nos hizo permanecer un buen rato en el coche.


Pasada la tormenta observamos que frente a nosotros en la playa había un numeroso grupo de cabecinegras y reidoras, destacando entre ellas una cana de 1w y, sobre todo, una Delaware adulta.

Parque de Isabel la Católica

Aunque se trata de un parque donde se exhiben muchas especies de aves acuáticas que han sido introducidas como ornamentales otras de origen silvestre pueden recalar y formar parte del elenco de aves durante su invernada o migración.


Destacamos la observación de una barnacla canadiense que está marcada con anilla del Reino Unido BTO BRITISH MUSEUM NAT LONDON SW7 5212447 por lo que se acepta como ave silvestre. (Links)

Finalizaba así la jornada de pajareo y ya pusimos rumbo a Santoña para hospedarnos tras encontrar el albergue cerrado en el alojamiento Apartamentos Turísticos La Tortuga.

Lunes, Día 15.- Costa Cantábrica

Si bien hoy era el día fijado para el regreso a casa. Las previsiones no eran nada halagüeñas para la observación de aves en Santoña y menos para cruzar sin contratiempos la cordillera Cantábrica a tenor de la nevada prevista. Decidimos gastar el día desplazándonos más al Este, hacia Euskadi, donde el tiempo no se preveía tan duro.

Urdaibai Bird Center

Interesante este complejo para la divulgación y estudio de las aves. No pudimos visitarlo adecuadamente pues los lunes está cerrado al público. Aún así nos acercamos a uno de los observatorios a intentar localizar algún avetoro y una havelda que se estaban observando en estos días. No hubo suerte.


Como reseñable, vimos un macho de porrón pardo que en esta zona es rareza local, cinco espátulas y un ánsar común, oímos rascón europeo, y en el comedero de paseriformes un par de acentores comunes y lúganos de los que registramos un bando de unas 40 aves en las copas del arbolado cercano.

Estuario de Urdaibai

Localizar una zona segura en la carretera para prospectar este estuario no fue nada fácil si bien se compensó con la observación de dos especies interesantes con el registro un éider común y de un colimbo ártico, también cuatro barnaclas carinegras.

Muy testimonial el éider común de Urdaibai © Rafa García
Puerto de Elantxobe

Espectacular pueblo marinero de caseríos en cascada por la considerable pendiente del terreno. Su coqueto puerto pesquero no acogía apenas gaviotas.

Puerto de Lekeitio

Ausencia de gaviotas también en esta localidad.

Puerto de Ondarroa

La presencia de un buen número de gaviotas en el puerto tras descender del vehículo nos hizo albergar esperanzas de que, a pesar del viento frío que soplaba, pudiéramos tener suerte con la localización de la gaviota argéntea americana y gavión hiperbóreo alertados el día anterior. Sin embargo tras casi una hora chequeando una a una las gaviotas presentes, apenas posadas en tierra y sí en vuelo o posadas en el agua, solamente pudimos dar fe de que allí no estaban.



Lo positivo una gaviota tridáctila y un alcatraz sedimentados al abrigo del puerto y varias lecturas de anillas.




P.N. Marismas de Santoña, Victoria y Joyel

Con la mejoría de la tarde, el recorrido ornitológico por Santoña fue fructífero. En Colindres, eso sí, desde la propia autovía observamos cuatro cisnes vulgares.



La primera parada la realizamos en el canal de Hano donde localizamos 4-5 zampullines cuellirrojos junto a otros tantos cuellinegros. En la marisma cercana, entre otras especies cinco moritos. Intentamos acceder a un punto más cercano del canal para tener a los cuellirrojos más cerca pero el muro elegido estaba roto. En otro intento si pudimos acercarnos al canal pero los cuellirrojos ya estaban más lejos no así algún que otro colimbo grande.


Obvservamos a su vez un águila pescadora con su presa en las garras.


Observaciones que coincidieron con una intensa granizada que posteriormente dio lugar a un espectacular arcoíris.


Nos dispusimos luego a visitar el observatorio pero se encontraba cerrado, desde su rampa de acceso controlamos una espátula anillada holandesa.

Siguiente parada el puerto deportivo en busca del somormujo cuellirrojo.



Hubo suerte pero no la deseada, el ave estaba abandonando el refugio y salía por la bocana hacia la ría no pudiéndola disfrutar en su esplendor alejándose más y más.

Coincidimos con Jesús Menéndez quien nos apuntó un gavión hiperbóreo en la orilla frente al puerto. 


Grandes bandos de barnaclas carinegras sedimentadas o volando mientras subía la marea.




Colimbos grandes en buenos números, más de una decena. Entre las gaviotas patiamarillas, gaviones atlánticos, sombrías, reidoras, cabecinegras y una cana. Alcas, araos y un frailecillo. Una serreta mediana con apenas luz.

Entre tanto se nos unió Álvaro Bustamante y juntos gastamos la tarde en unas cañas y algo de cenar antes de ir a descansar la última noche al apartamento.

Martes, Día 16.- Regreso

Santoña

Aprovechamos las primeras horas para inspeccionar el puerto deportivo y la bahía.





Tuvimos suerte con el somormujo cuellirrojo pues había retornado al abrigo del puerto deportivo. En la bahía buscamos sin éxito algún colimbo chico.


La última estampa antes de abandonar tan interesante localiddad un par de cormoranes moñudos junto a un cormorán grande.

Colindres

Con la intención de relocalizar los cuatro cisnes vulgares retornamos al mismo humedal. Había un grupo de porrones moñudos pero los cisnes se habían desplazado a la marisma al otro lado de la autovía.

Puerto de Laredo

Nos comentó Jesús que se estaba viendo una gaviota cáspica en el puerto de Laredo.


Tras recorrer parte del puerto observamos en la zona de pantalanes un pequeño número de gaviotas. Nos paramos a observarlas, todas patiamarillas, algo más retirada descansaba la gaviota cáspica en otro pantalán. 





Buscábamos un punto menos distante cuando observamos que la protagonista emprende el vuelo y se va acercando hacia nosotros posándose relativamente cerca en otro pantalán. La disfrutamos a placer.

Marismas Blancas

Con la idea de observar algún cisne vulgar cercano nos dirigimos a Astillero. En el camino vimos unas vegas inundadas y dos puntos blancos, dos cisnes.



Había un camino que se aproximaba a ellos y los contemplamos a gusto. Aún así nos acercamos a las Marismas Blancas en busca ahora de porrones, sólo moñudos fue lo destacable junto a otra pareja de cisnes vulgares.

Laguna de la Nava

Había que poner rumbo hacia el sur y decidimos pasar por la laguna de la Nava. Antes cruzamos la Cordillera Cantábrica por Reinosa. Espectacular la nevada caída el día anterior, al menos, para los que no estamos acostumbrados a ver tanta nieve.




Pasado el mediodía ya disfrutábamos de los miles de ánsares que permanecían en los campos en torno a la laguna.



El frío y el fuerte viento eran un hándicap añadido a la observación pero no fueron obstáculo para localizar las 11 barnaclas cariblancas y los cuatro ánsares indios que se habían visto en los últimos días en la zona. 


Leímos  a su vez un collar azul de un ave noruega.

Laguna de Boada

Fue imposible llegar a esta laguna por el estado impracticable del firme.




Si bien quedamos satisfechos con la observaciones de varios grupos de avutardas y de varias gangas ortegas aunque estas muy lejanas. Sobre la carretera nos sobrevoló un azor común.

No hay comentarios: