8.1.15

Los Magos pasaron por Costa Ballena

Andarríos Chico © Rafa García
Tras pasar la fiesta de Reyes con la familia, al día siguiente me acerqué, entrada la tarde, a Costa Ballena por si había algún regalito en forma de ave en este rincón costero que tan buenas citas da a lo largo del año.

Gaviota de Audouin © Rafa García
Mucha gaviota, como de costumbre estos días. En principio, junto a cabecinegras, reidoras, audouines, algunas sombrías y patiamarillas, destacar mi primera observación de gaviota picofina en la zona.

Gaviota cana y reidora -fondo- © Rafa García
Luego, tras repaso de tarsos y tibias de las cabecinegras en la esquina habitual del lago (1 belga, 1 francesa y 2 húngaras), nuevo barrido y repaso a las gaviotas que nadaban.

Gaviota cana 2w/3cy © Rafa García
Resultado, una gaviota cana pero con el aliciente de ser un ave en su segundo invierno (3cy) poco habituales en estas latitudes, pues ya son ocasionales, incluso, en su primer invierno.

Gaviota cana 2w/3cy © Rafa García
Pude comprobar que en el lago había recalado cinco porrones europeos, de ellos dos machos adultos.

Porróns europeos ♂♂ © Rafa García

Poco más, a continuación, pues se armó el revuelo por la puesta en escena de una lancha rápida de juguete en la lámina de agua. Gran parte de las aves se dispersaron. Nuestro amigo Julio, con el que coincidí, me comentó que iba a seguir dando de comer pan a los patos una vez diera la vuelta de rigor al lago, así que cual pato me fuí para el lugar de dispensación de masa elaborada con harinas y fermentos puesta a hornear a alta temperatura y que por falta de venta o consumo en el día o días siguientes quedó relegada a ser resíduo organico aprovechable para aves palmípedas; ésto último con algo de osadía parafraseando a Tata Martino en la Cámara de los Balones.

Gaviota de Delaware 1w/2cy © Rafa García
Gaviota de Delaware 1w/2cy © Rafa García
Gaviota de Delaware 1w/2cy © Rafa García
Gaviota de Delaware 1w/2cy © Rafa García
Gaviota de Delaware 1w/2cy © Rafa García
Pues no pudo haber sido mejor opción, al convite había acudido como invitada una gaviota de Delaware Larus delawarensis de primer invierno, que aunque con escasa luz y subiendo ISOS de la cámara, pude retratar mientras daba cuenta de un trozo  de pan integral. Su observación me la tomé como ese regalito de Reyes Magos que iba buscando, es esa suerte que como se dice se busca.

Oca africana © Rafa García
Por otra parte pude comprobar junto a Julio la llegada no natural, mejor suelta, de cuatro ocas de variedad doméstica, una de ellas con trazas de las llamadas ocas africanas al margen del grupo, quizás porque todavía estában con el buche lleno. Ya veremos los días que siguen su comportamiento.

1 comentario:

capataz Manuel Pajaro dijo...

muy chula la entrada. Veo que tu prosa se va extendiendo mas alla de lo ornitologico incluso a niveles extrañamente culés jeje.