25.4.13

25.04.2013 Playa La Ballena

Visita breve pero intensa al frente litoral de la playa La Ballena en su tramo junto a la urbanización Costa Ballena en el término de Rota.

Sobre las 7:30 h. inicie pausadamente la ruta por los caminos habilitados entre la franja ajardinada por estratos arbóreos y arbustivos naturales y repoblados con variedad de especies tanto autóctonas como alóctonas en busca de pajarillos migrantes apeovechando la persistencia del viento de levante desde hace unos días.

En un punto despejado hacia el mar, y para matar el gusanillo, un barrido de la costa sin nada novedoso; un zarapito trinador hacia el norte y un cernícalo sp. entrando a tierra con marcas alares de las que no pude apreciar color y código por el contraluz.

Entre cantos de jilgueros y ruiseñores y en la pequeña umbría formada por la poda y clareo de acacias, escuché por vez primera y en directo el canto de la buscarla pintoja Locustela naevia Grasshopper warbler. El ave estaba aquerenciada a un araar Tetraclinis articulata y a una acacia azul acacia saligna en cuyas marañas de ramas se desenvolvía como inquieto ratón. Fugazmente la podía ver con los prismáticos así que ni pensar en cutrefoto. Opté por grabar su cánto con el móvil y con la cámara para dejar constancia de este afortunado encuentro.


En el transcurso de la mañana tuve, al menos, dos contactos diferentes con esta especie. Ave migrante transahariana, su presencia se hace escasa en sus movimientos migratorios hacia sus áreas de reproducción; en España por toda la cornisa cántabrica faltando en el resto.



Al paso de un puente sobre un arroyo por el que aún discurría agua, de las ya lejanas precipitaciones, los aviones y golondrinas comunes se afanaban en picotear la arena húmeda para la construcción de sus nidos mientras una pareja de jilgueros bebían nerviosos. Zarceros comunes marcaban territorios y mosquiteros musicales dejabn oir de vez en cuando su reclamo.


Collalba gris © Rafa García

En una franja de acceso a la playa con escasa vegetación, entre las azucenas y cardos marinos se protegían media docena de collalbas grises Oenanthe oenanthe Wheatear. Una de ellas, muy confiada frente a mi a unos 5 m, me mantuvo a la espera de seguir el paseo. Aproveché para realizarle una prolija sesión de imágenes.

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García
 
Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García
Entre toma y toma pude escuchar el reclamo de un chorlitejo patinegro que localicé andando sobre la arena seca de la playa.

Chorlitejo patinegro © Rafa García
Se trataba de una hembra, la zona es ideal para la cría de esta amenazada especie. Han de andarse raudos para evitar las posibles molestias ante la inminente apertura de la temporada playera.

Charranes patinegros © Rafa García

Charranes patinegros © Rafa García

La marea, muy baja, dejaba al descubierto amplias planicies arenosas donde descansaba un pequeño grupo de láridos (gaviota de Audouin y patiamarilla) y un trío de charranes patinegros. Mientras, se hacía presente e intermitente el paso de pequeños grupos de charrancitos hacia el norte, junto a fumareles comunes y charranes comunes.

Gaviota de Audouín © Rafa García

Gaviota de Audouín Blanco BLBV © Rafa García
Gaviota de Audouín Blanco BLBV anillada en junio de 2011 en la Laguna de la Mata, Alicante.

Abandonado el corto paseo playero, regresé sobre mis pasos para recorrer en sentido contrario el camino realizado y contiuar hasta el lago artificial. Las cogujadas comunes posadas en los hitos de costas, los gorriones en los tallos de los carrizos arrancando las fibras necesarias para su nido. De igual forma hacía una pareja de jilgueros pero del tronco de una palmera Washingtonia si bien ya había otra pareja ocupada con su prole volantona satisfaciendo sus necesidades alimenticias.


Bisbita arbóreo © Rafa García
A mi paso un ave abandonó la espesura del herbazal y se posó en la hoja de una palmera algo lejana. Al enfocar con los prismáticos otra sorpresa mañanera.

Bisbita arbóreo © Rafa García
Un bisbita arbóreo Anthus trivialis Tree Pipit, especie que hacía años no observaba y de la que en éstos días se habían dejado observar por los jardines y depuradora de Cádiz.

Curruca cabecinegra © Rafa García

Proseguí el recorrido, en las cercanías del Lago artificial un breve canto de otra buscarla pintoja en un tupido seto. Una curruca cabecinegra marcando su territorio. Mirlos y estorninos escudriñando las praderas de césped en busca de alimento y una hembra de colirrojo real poco cooperativa para ser retratada.

La hora del regreso estaba prevista, así que había que echar un vistazo raudo al lago donde las polladas de azulones y gansos ya se hacían patentes. Fochas y alguna gallineta pude apuntar también.

Bisbita arbóreo © Rafa García


Diez minutos antes de la partida aproveché para intentar un mejor avistamiento del bisbita arbóreo, entre el cañaveral espeso y a contraluz, al menos, se dejo ver de nuevo antes de que dieran las 11. Habrá que repetir más relajadamente. ¿Os apuntáis?  

2 comentarios:

Pablo Barrena dijo...

Vaya sesión de fotos te has vuelto a marcar...acompañada como siempre de un texto insuperable. Una delicia más, marca de la casa.

Juan García dijo...

Presciosa collalba, la has cogido fenomenal,enhorabuena ;)