30.10.11

29.10.2011 La Janda

Hoy en compañía de Manuel Jiménez nos acercamos a la Janda con el objetivo de intentar localizar los aguiluchos papialbos Circus macrourus que días atrás se vieran en este paraje de la Janda (David Cuenca 26.10.2011).

Llegamos alrededor de las 11:30 de la mañana, el día soleado con algunas nubes y agradable temperatura.

Muchas de las tablas de arroz habían sido segadas o lo estaban siendo. En ningún caso, no había ninguna recientemente fangueada, es decir, roturada tras la cosecha. En cuyo caso, la disponibilidad de alimento hubiera atraído a ciertas especies. No obstante, se congregaban buenos grupos de cigüeñas blancas acompañadas en menor número de garcillas bueyeras, garcetas comunes, garzas reales y alguna garceta grande. Echamos de menos calamones y moritos, junto a alguna cigüeña negra.

Elanio común en un cernido de caza © Rafa García

Íbamos recorriendo el carril principal lentamente escudriñando el canal de drenaje paralelo y las parcelas tanto a derecha como a izquierda, así como los apoyos y tendidos de electricidad.

En uno de los tarajes del canal observamos un joven martinete que no dejó fotografiarse al esconderse en la parte posterior del entramado de ramas de la base. Aprovechamos para bajar del vehículo, montar teles e inspeccionar a mayor distancia. Algún grupo pequeño de grullas en vuelo, un ratonero común, un elanio en un salvapájaros, un grupo familiar de gallinetas pero ni rastros de aguiluchos.

Unos metros más adelante coincidimos con Andy Paterson con quien compartimos gran parte de la jornada. Su objetivo también era la observación de los aguiluchos papialbos. Había iniciado el recorrido sobre las 10:30 sin éxito con la especie. Así que éramos tres pares de ojos en su búsqueda.

Busardo ratonero © Rafa García

Realizamos varias paradas intermedias en las que disfrutábamos de la presencia de elanios, cernícalos vulgares, águila culebrera, ratoneros, aguiluchos laguneros y un primer aguilucho de obispillo blanco que fue identificado como hembra adulta de pálido.

Busardo ratonero © Rafa García

Dejamos el carril principal para tomar a la derecha el carril hacia el Cortijo de la Mediana, entre sauces y álamos blancos la algarabía de bandos de gorriones morunos. Realizamos otra parada en el Puente Compuerta de la Charca donde recientemente se había visto un avetoro Botaurus stellaris según nos comenta Andy. Solo pudimos ver un nutrido grupo de ánades azulones muy apacibles. En este punto coincidió nuestro amigo José María Fdez. Zapata disfrutando de una jornada de pajareo acompañado de su señora.

Gorriones morunos © Rafa García

Seguimos los tres la ruta y paramos junto al cerro Cabeza con una buena visión del Llano de los Toriles y la Mediana cuya cobertura vegetal (alfalfa Medicago sativa L.) era propicia para micromamíferos y por ende para la presencia de sus predadores alados. En este caso, tras un par de elanios que cazaban a la par y en los que uno de ellos se llevó su recompensa en forma de ratón, hizo acto de presencia un aguilucho que con ciertas dudas por la distancia de observación se podría determinar como una posible hembra adulta de aguilucho papialbo. (Nota: Posteriormente el 8 de diciembre de 2011 también en la Janda, Eduardo Amengual y Javier Elorriaga fotografían una hembra adulta de aguilucho papialbo además del juvenil de aguilucho papialbo que citamos más abajo)

Elanios de caza © Rafa García

Tras un tiempo en "stand by" decidimos continuar para comer una vez pasado el cortijo de la Mediana. La presencia de cazadores y la escasa cobertura vegetal nos hizo decidirnos por regresar de nuevo al punto anterior tras reponer fuerzas. En el camino Andy tuvo un confiado lagarto ocelado que se pensó un rato abandonar el asfalto. La misma suerte no corrió otro congénere y acabó atropellado.

De nuevo, con algo de calor, estábamos frente a los Llanos de los Toriles. Andy comentó que aguantaría hasta las 16:30 pues tenía dos horas de regreso a casa. Volvieron a pasar nuevamente varios aguiluchos, en este caso un aguilucho lagunero joven, cuatro aguiluchos pálidos, uno de ellos un macho adulto.

Aguilucho pálido hembra adulta © Rafa García

Aguilucho pálido hembra adulta © Rafa García

En este tiempo se cruza con nosotros José Luis Garzón acompañado de Jus Pérez que nos comenta que estábamos en la zona donde se vieron los aguiluchos papialbos y que él intentaba verlos de nuevo, al menos, el macho adulto. Nos pasamos los teléfonos para comunicarnos por si los detectábamos.

Mientras compartíamos observaciones y charlas, de repente y al unísono los faisanes camuflados entre la vegetación comenzaron a reclamar unos segundos quedándose de nuevo en silencio. Atónitos ante esta alarma natural prospectamos sin suerte el cielo por si descubríamos el agente causante de dicho revuelo. A los 15 o 20 minutos de nuevo los mismos protagonistas, los faisanes y su reclamo. Seguimos sin ver nada. A los pocos minutos, observé un águila imperial en la lejanía que de buenas a primera dejó de ciclear para tirarse en picado hacia nosotros, dí la voz de alarma para que Manuel y Andy la intentasen pillar. Yo la seguí con el tele descendiendo con las alas plegadas frente a mí hasta que llegó al suelo momento en el que un afortunado faisán se libro de las inexpertas garras de esta joven águila. Frustrada se posó en un apoyo de luz cercano y aunque a contraluz dejó que observásemos sus majestuosidad. Por nuestra parte ya teníamos el misterio resuelto a la alerta de los faisanes.

Águila imperial ibérica juvenil © Rafa García

Andy tenía que partir hacia Torremolinos y antes de irse nos dejó la premonición de que nosotros no nos iríamos de la Janda sin haber visto al papialbo. Le agradecimos sus palabras y le deseamos suerte en lo que le quedaba de camino por la Janda y de viaje.

Garcilla bueyera entre la alfalfa © Rafa García

Alentados por las palabras de Andy, permanecimos un tiempo más en ese lugar. Manuel divisó sobrevolando la cantera tras el Cortijo de la Mediana una par de águilas perdiceras a las que posteriormente se les agregó un tercer individuo.

Águila perdicera juvenil  © Rafa García

Fue entonces, cuando coincidió la llegada de las entusiastas Birgit y Daniela a las que le comunicamos la observación de estas águilas que no habían divisado aún y que aun en la distancia las disfrutaron de lo lindo antes de aproximarse al cortijo a intentar algunas fotos decentes.

Decidimos, Manuel y yo, iniciar el regreso y descartando la idea de poder ver los aguiluchos papialbos y en el carril principal nos paramos a observar las cosechadoras de arroz trabajando con la intención de ver alguna polluela escondida salir en algún claro, sin suerte, claro, valga la redundancia.

Proseguimos, entonces, hasta llegar a una tabla donde un pequeño grupo de grullas se alimentaban muy confiadas. Bajamos del coche para ubicar teles y apreciar con detalle a jóvenes y adultos.

Grullas comunes juveniles © Rafa García

Grulla común adulto © Rafa García

Grulla común adulto © Rafa García

Unas fotos por aquí y por allá, mientras le comentaba a Manuel que la sorpresa a falta de papialbos sería ver una grulla anillada cuando el había puesto la atención en un aguilucho posado a contralúz que le llamaba la atención, incluso, me dijo que mirase a través de su telescopio pues yo estaba con las grullas. La primera impresión que me dio fue la de un aguilucho lagunero joven pero estaba de espaldas y no esperé a que girase la cabeza, no me di cuenta del obispillo blanco que se entreveía entre las alas. Manuel insistió y y me dijo que lo enfocase con mi tele. El aguilucho giró la cabeza y dejó observar el característico diseño de "boa" oscura y collar blanco a la que hacen referencia las guías para distinguir al joven aguilucho papialbo.

Aguilucho papialbo juvenil © Rafa García

- Sí, ahí está Manuel, el papialbo, no hay duda - En ese momento nos acordamos de Andy y de su premonición. Eran las 18:15. Pensamos si lo habría visto en su camino de vuelta. No teníamos su teléfono aunque si lo tuviésemos no haría caso a ninguna llamada mientras condujera, claro.

Aguilucho papialbo juvenil © Rafa García

Al tiempo llegaban a nuestra altura dos vehículos. Uno de los ocupantes, Gonzalo Gil, preguntó que estábamos observando. Cuando le respondimos, dio la alarma al resto de acompañantes y les permitimos disfrutar del ave a través de nuestros telescopios mientras yo llamaba a José Luis Garzón dándole el aviso del avistamiento. Estaba en las cercanías y no tardó en llegar para poder disfrutarlo junto a Jus.

El aguilucho permaneció posado varios minutos hasta que inició el vuelo para unirse a un grupo de hasta ocho aguiluchos laguneros en una parcela cercana pero más alejada de nuestra posición, pudiendo apreciar su menor tamaño así como su diseño característico.

Cumplido el objetivo ya pensamos en abandonar la Janda cuando recibimos la llamada de Pablo Barrena quien se encontraba anillando con Rafael Sánchez muy cerca. Decidimos por tanto aprovechar el resto de la jornada con ellos. Incrementamos con ello el número de especies observadas, algunas de ellas interesantes como un esmerejón, carricero común, pájaro moscón, pechiazul, escribano palustre e incluso, observando de nuevo una hora más tarde al protagonista de la jornada, el joven aguilucho papialbo.

video

Para finalizar os dejo la lista de especies observadas:


26.10.2011 Playa de Levante

Esta tarde en un grupo aproximado de unos 300 ostreros euroasiáticos Haematopus ostralegus localicé dos aves marcada conocidas:

Ostrero euroasiático Azul B29 (Delta del Po, Italia 1996) © Rafa García

Recordad que este ave fue anillada como ave adulta por lo que, al menos, cuenta con 16 años de edad. Ha sido observado en 40 ocasiones en esta localidad en la mayoría de los inviernos.

Ostrero euroasiático RB-LTGS (Dronryp, Holanda, 2010) © Rafa García

Combinación de anillas de RB-LTGS

Mapa significativo de distancia entre localidad de anillamiento y observación a 2068 km

Mapa de la zona de anillamiento

por otro lado, entre el grupo de gaviotas sedimentadas controlé una nueva gaviota inglesa anillada como adulto reproductor en nido esta primavera:

Gaviota sombría Negra T7TW ( 2011, Isla de Man, Reino Unido) © Rafa García

Otras aves presentes en la zona fueron charrán patinegro, charrán común, aguja colipinta, chorlito gris, correlimos tridáctilo, vuelvepiedras y archibebe común.

17.10.11

17.10.2011 Tridáctilos viajeros

Hoy he recibido noticias sobre los correlimos tridáctilos observados el pasado sábado día 8 en la playa chipionera de Montijo.

Correlimos tridáctilo G4GWGR (Mayo, 2009 Islandia) © Rafa García

Mapa de localización del lugar de anillamiento de G4GWGR y distancia al punto de observación.

Correlimos tridáctilo B5WYBR (Septiembre, 2009 Polonia) © Rafa García

Mapa de localización del lugar de anillamiento de B5WYBR y distancia al punto de observación.
En ambos casos se trata de su primer control desde la fecha de su anillamiento.
14.10.2011 La Tapa

Esta tarde han sido controladas estas gaviotas anilladas:

Gaviota patiamarilla Negro 1G·33 (La Tapa, 2009) © Rafa García

La misma gaviota observada el 03.10.2009 en Portimao, Portugal  © Nelson Fonseca

Gaviota sombría Amarilla T:027 (Escocia, 2011) © Rafa García

Gaviota sombría Amarilla T:027 (Escocia, 2011) © Rafa García

Gaviota sombría Roja FR'FZ (Inglesa, 2011) © Rafa García

9.10.11

09.10.2011 Espátula BW[31]-a,BW[31]

Espátula BB31 en la salina de la Tapa (22.10.2010) © Rafa García

Esta tarde he recibido una comunicación de Otto Overdick sobre una de sus espátulas con localizador GPS. En concreto de BB31 como la codifica él. Se trata de un ave al que se le coloca el localizador el pasado año y que estuvo invernando en la Bahía de Cádiz. Podéis ver más datos aquí

Ruta migratoria postnupcial 2010 de BB31 © Otto Overdick

Ruta migratoria postnupcial 2011 de BB31 © Otto Overdick

La noticia es que ayer recalaba de nuevo en la Bahía de Cádiz para una nueva estancia invernal. La ruta migratoria que ha realizado es similar por no decir idéntica a la realizada el pasado año y quien sabe si la de años atrás, posiblemente. La diferencia este año es que ha llegado con algo más de tres semanas de retraso. A ver si tenemos suerte y la podemos ver de nuevo.
08.10.2011 Playa de Montijo

Manuel Jiménez y yo llegamos a la playa con la marea iniciada la bajamar sobre las 3 de la tarde. Buen momento para comer a la sombra de una Araucaria dando tiempo a que la marea siguiese su desarrollo y pronto se empezara a descubrir el bajío pedregoso donde esperar la llegada de limícolas, gaviotas y charranes, entre otras aves.

Gaviotas reidoras y charranes ya permanecían nadando en pequeños grupos cerca de la orilla.

Charrán patinegro @ Rafa García

Gaviotas reidoras @ Rafa García

Mientras comíamos, aprovechábamos para ver lo que se cocía en la desembocadura del Guadalquivir. La presencia de charranes era notoria, también la de, al menos, cuatro págalos parásitos que los pirateaban. Grupos de alcatraces parecían aquerenciados por los picados en la captura de peces.

Conforme la marea retiraba las aguas, las primeras aves en aparecer fueron los vuelvepiedras, junto a un pequeño bando de correlimos tridáctilos acompañados por dos chorlitejos patinegros enfrascados en un constante pelea.

Un bando de agujas colipintas que no llegaba al centenar de aves, tras varios intentos algo desconfiadas, se posaron en la orilla motivando a gaviotas y charranes a hacer lo mismo.

Bando de agujas colipintas © Rafa García

Bando de agujas colipintas © Rafa García

Grupo mixto de agujas colipintas y charranes patinegros © Rafa García

Tuvimos ocasión de disfrutar de la observación muy próxima de un págalo parásito acosando a un charrán patinegro y que no dudó en llegar a la orilla para conseguir su objetivo; en su retirada se posó por un momento en el agua para bañarse.

Patiamarillas, sombrías, cabecinegras, reidoras, una de Audouin y picofinas formaban el elenco de gaviotas. Las picofinas dejaron hasta 8 lecturas de anillas; todas anilladas en Doñana salvo una que de la que EBD desconoce por el momento los datos del anillamiento:

Anillas de gaviotas picofinas © Rafa García

Una garza real también alcanzó la orilla y se unió al grupo.

Garza Real entre limícolas y gaviotas © Rafa García

Llegaron luego más correlimos tridáctilos, chorlitejos grandes y chorlitos grises.

Chorlito gris con pumaje invernal © Rafa García

Chorlito gris mudando a pumaje invernal © Rafa García

También zarapitos trinadores en busca de alimento, como el de la imagen acabando de capturar un cangrejo.

Zarapito trinador  © Rafa García

Nos sorprendió, en el grupo de charranes, un juvenil algo tardío en su plumaje. Deducimos que se trataría de una puesta tardía, quizás de reposición.

Charranes patinegros, adulto a la izquierda y juvenil a la derecha © Rafa García

El aumento de correlimos tridáctilos mereció dedicar un tiempo a las posibles aves anilladas. Fueron dos las lecturas de combinación de colores que pude realizar. De momento estoy a la espera de las respuesta del anillador:

Correlimos tridáctilo con combinación de colores © Rafa García

Correlimos tridáctilo con combinación de colores © Rafa García

La concentracíon de gaviotas aumentó con las horas, un repaso a posibles anillas no se iba a obviar. El resultado fueron tres conocidas de la playa y puerto pesquero de Chipiona, otra era nueva de un proyecto francés iniciado el pasado año:

Lecturas de anillas en gaviotas sombrías, las tres primeras de Holanda y la cuarta de Francia © Rafa García

Gaviota sombría Rojo 7L (Holanda, 2008) © Rafa García

Gaviota sombría Blanca R:J4P (Francia, 2011) © Rafa García

Ya de retirada nos entretuvimos con una collalba gris muy confiada y fotogénica.

Collalba gris © Rafa García

Collalba gris © Rafa García

Esta vez no hubo rareza a la vista pero sí mencionaremos el avistamiento de una desafiante Cotorra de Kramer Psittacula krameri que en un par de ocasiones no vaciló en acosar a las gaviotas que iban llegando a la playa persiguiéndolas incesantemente en vuelo. Ave exótica invasora parecía defender su territorio ubicado en alguna parcela próxima donde desapareció de nuestra vista.